Chile país de Termas

Etiquetado en: Bienestar y Relax

E-mailEnviar a amigo
ShareCompartir
Termas_Metropolitana

Chile se encuentra ubicado dentro de la llamada "cuenca de fuego" del Pacífico, lo que genera mucha actividad geotérmica.

Esto no es más que el calor interno de la Tierra que ha sometido las capas de agua más profundas a grandes temperaturas y presiones, las que posteriormente ascienden en fuentes termales o como vapor hirviente en el caso de los géiseres.

Con una multiplicidad de estímulos químicos, físicos y biológicos de beneficios terapéuticos, recientes estudios han demostrado que el plancton hidrotermal no sólo aumenta el sistema de defensa y reparación de la piel frente a las agresiones externas (envejecimiento y deterioro), sino que ejercen una acción biológica sobre sus funciones vitales, además de otros órganos y sistemas, que mejora sensible y significativamente la tonicidad y tersura de la piel.

En Chile existen más de 304 fuentes geotérmicas, de las cuales 244 son termales, 46 minerales y 14 mixtas. Dada la extensa configuración geográfica del país, estas fuentes están ubicadas a nivel del mar, otras en lo alto de las montañas a más de 3.000 metros de altura, en sorprendentes oasis en el norte y en el sur en medio de una exuberante vegetación y bellos paisajes nevados aptos para todo tipo de deportes de nieve. Cada una de ellas presentan características paisajísticas y terapéuticas diferentes.

Las fuentes de aguas termales se concentran en el país, por lo general, en tres sectores:

Sector septentrional del altiplano chileno, desde San Pedro de Atacama hasta Putre, zona que reúne cerca de un 20% del total de las aguas termales chilenas, caracterizadas por estar en altura y presentar aguas muy calientes. Son piscinas al aire libre ubicadas en quebradas o salares, junto a altas cumbres de volcanes milenarios y vastas planicies de las pampas desérticas de difícil acceso, sin comodidades, aptas sólo para espíritus aventureros.

Termas de PuyehueEn las sierras cercanas a centros poblados, con buenos accesos se encuentran algunos centros termales equipados con alojamiento y alimentación.

La zona de la Falla de Pucuro, en la zona central, existen alrededor de 35 fuentes termales con agradable clima mediterráneo, rodeadas de fértiles valles, famosos internacionalmente por su producción vitivinícola.

Zona de la Falla de Liquiñe-Ofqui, en el Sur de Chile, entre las regiones de la Araucania y Aysén, desde el volcán Llaima hasta el volcán Hudson existen más de 70 fuentes termales, caracterizadas por estar emplazadas en intrincados valles entre montañas, de los cuales fluyen acaudalados ríos y lagos de inigualable belleza y gran diversidad biológica.

Respecto a la infraestructura turística, las instalaciones de las termas a lo largo de Chile van desde sencillas pozas al aire libre, rodeadas de imponentes paisajes naturales, hasta lujosos SPA e instalaciones con cabinas privadas y tinas de mármol, es decir, existen opciones adecuadas a cada gusto y a cada bolsillo.

 

Y tú, ¿qué termas recomendarías y por qué? Déjanos tu comentario.

 

Sigue en contacto con nosotros a través de facebook y twitter.

 

 

Otros artículos que te pueden interesar: