Valle de Aconcagua: historia, tradiciones, religiosidad, naturaleza, gastronomía y vinos

Etiquetado en: Vinos , Región de Valparaíso

E-mailEnviar a amigo
ShareCompartir
Vid

Los pródigos campos que antes de la Conquista fueron dominados por el afamado guerrero Michimalonco -jefe de los picunches-, hoy quieren encantar a los turistas.

Para ello el valle de Aconcagua cuenta con interesantes valores a su favor, ya sea en su historia, tradiciones, rincones rurales y cautivante naturaleza, como en sus centros religiosos, artesanías, criaderos de animales y alpacas, vinos y licores artesanales, junto a una gastronomía con sabores de campo, acompañada por el son de guitarras y arpas, incluso de "cantores a lo humano y lo divino".

En sus atractivos naturales y de montaña es posible realizar las más diversas actividades, como esquiar en Portillo, practicar trekking, realizar ecoturismo, mountain bike, pesca recreativa, deportes de aventura y cabalgar por el Sendero de Chile.

Las tierras de este valle refugiaron o inspiraron a notables personajes de la historia nacional, incluso de la cultura mundial. Entre ellos, Ambrosio O´Higgins, Santiago Bueras, el arriero Justo Estay, Benjamín Vicuña Mackenna, Ignacio Domeyko, Juan Rugendas, Gabriela Mistral, Pablo Neruda, Claudio Gay y Charles Darwin.

En Los Andes son monumentos históricos las casas natales del mártir patriota José Antonio Salinas y del que fuera presidente de Chile, Pedro Aguirre Cerda, característica que también tiene la vivienda que acogió al joven Domingo Faustino Sarmiento, sanjuanino que posteriormente fue presidente de Argentina.

Estos campos también han sido escenario de acontecimientos como el paso del Ejército Libertador durante la lucha por la Independencia y la declaración del Vaticano como Santa de Sor Teresa de Los Andes, que hoy espera a sus feligreses en el Santuario de Auco (Carretera 57).

Vinos y sabores de campo

A esta zona es posible dirigirse directamente por la Carretera 57, que une el norte de Santiago con el lado sur del valle, conectando con San Felipe y Los Andes. En cambio, si se desea tener una visión más amplia, hay que ingresar por el poniente del valle, viajando primero por la Ruta 5 Norte, para después tomar la Ruta 60 hacia Argentina.

Se sugiere hacer un alto en Llayllay y visitar La Estancilla para disfrutar del sabor del pan amasado, quesos y frutas de estas tierras. En los alrededores, el centro de reproducción Quintessence Alpacas sorprende con su prestigiosa boutique de productos artesanales de exportación.

Enseguida, si opta por la segunda alternativa de acceso, continuando hacia San Felipe por la Ruta 60, aparecen las plantaciones y bodegas de la Ruta del Vino del Valle de Aconcagua, compuesta por viñas que se abren al turista para compartir sus secretos y tradiciones, generalmente con previa reserva: Sánchez de Loria, Errázuriz, Almendral, Mendoza, Monasterio y San Esteban.

En el valle podrás disfrutar de la sabrosa cocina chilena en prestigiados restaurantes criollos. Algunos reciben tanto a turistas como a ejecutivos y profesionales de empresas extranjeras de Santiago que van a degustar la entrada de arrollado, la "cazuela de nuez nogada" o el prestigiado plato que incluye chuleta, prieta, pernil y papas cocidas, acompañados por ensaladas surtidas, y postre de mote con huesillos, con un "apiado" (licor de apio) como bajativo.

Pura chilenidad

En San Felipe, en el sector El Almendral, el Ciem expone la riqueza y variedad de la artesanía local. En sus alrededores, Putaendo cuenta con la Aldea Río Putaendo y la calle Comercio, declarada zona típica, un atractivo arquitectónico, pictórico y cultural, con casas de adobe y pilares de esquina, su plaza y pimiento centenario.

En este pueblo, el Corral Santa Karín ofrece diversas cabalgatas, con equipamiento incluso apto para la excursión de montaña "Cruce a Caballo hacia Argentina", a través del sector Los Patos, travesía que hizo famoso al Ejército Libertador.

La localidad de Cariño Botado nos recuerda que las tropas independentistas no alcanzaron a disfrutar de la comida ni del reposo que le ofrecieron los lugareños, porque, ante un aviso, rápidamente tuvieron que marchar hacia al frente de guerra. Aquí esperan al visitante el museo y restaurante Casa e Campo, el taller Cerámicas Manque, de estilo italiano, y los burbujeantes caldos de la histórica "Chicha Zelaya".

Turismo religioso, cultural y termal

Este valle tiene un marcado acento en el turismo religioso, expresado mediante una diversidad de templos como la Iglesia y Claustro del Buen Pastor, Iglesia y Convento San Francisco del Almendral, Iglesia y Convento de las Carmelitas Descalzas, Santuario de Rinconada de Silva, y el famoso Santuario de Santa Teresa de Los Andes.

Para adentrarse en la historia de Chile es conveniente visitar el Convento y Museo de Curimón y el Museo Arqueológico de Los Andes. Complementan la atracción, el Haras Santa Isabel, el Parque Escultórico Cementerio de Carretas y las termas Baños El Corazón y Jahuel.

En verano, es muy interesante la "Trilla a Yegua Suelta", en Calle Larga y, en Semana Santa, la producción agroindustrial y artesanía regional en la Feria Internacional de Los Andes.

 

Sigue en contacto con nosotros a través de facebooktwitter.

 

Otros artículos que te pueden interesar: